DIPUTACIÓN NIEGA LAS AFIRMACIONES DEL ALCALDE SOBRE EL FESTIVAL DE MÚSICA DE CINE

La diputada de Cultura y Deportes, Antonia Olivares, desmintió las declaraciones del alcalde de Úbeda sobre la existencia de un acuerdo de la comisión de Cultura de la Diputación para subvencionar con 40.000 euros el Festival de Música de Cine si BSOSpirit decidía celebrarlo en Úbeda. «Lamentamos las mentiras vertidas por el alcalde, que pretende con estas palabras tapar su ineficacia y nula capacidad de gestión», señaló

En ese sentido, Olivares afirmó que «si a día de hoy no estamos hablando de una nueva edición del Festival de Música de Cine en Úbeda es precisamente por su incapacidad para sentarse a negociar y a hablar con la organización del evento». Y añadió que la única intención de Robles con estas declaraciones es crear confusión entre la población, pero sobre todo confusión entre los amantes de la música y dentro de la propia asociación BSOSpirit, organizadora del evento».

Entra aquí para leerlo completo.

ALBERTO ROMÁN – Ideal Digital.

NUEVO INTENTO PARA QUE SE QUEDE EL FESTIVAL DE MÚSICA DE CINE

El alcalde de Úbeda, José Robles, destacó la colaboración y el apoyo mostrado por la diputada provincial de Cultura, Antonia Olivares, para buscar financiación (si fuera necesaria) que permita que la octava edición del Festival de Música de Cine se celebre en Úbeda.

Así lo aseguró el primer edil, quien dijo que la presidencia de la comisión de Cultura del organismo provincial aceptó una propuesta del propio alcalde para que la Diputación conceda una subvención de 40.000 euros si BSOSpirit decide celebrar en la ciudad el evento internacional.

De esta forma, agregó Robles, la Diputación demuestra que, «a pesar de que haya signos políticos distintos, va a remar con el Ayuntamiento en el mismo barco para conseguir que el Festival se quede en Úbeda si BSOSpirit así lo decide, una vez que no ha conseguido cerrar a día de hoy una ciudad que lo acoja».

Entra aquí para leerlo completo.

ALBERTO ROMÁN – Ideal Digital.

CONDENADO UN VARÓN QUE HIZO “MOBBING”

El Juzgado de lo Penal número 2 de Jaén ha condenado a un año y medio de prisión a un varón, D.M.C., acusado de un delito continuado de coacciones y otro de lesiones, después de haber realizado ‘mobbing’ a una empleada que dependía de él jerárquicamente en la empresa, una inmobiliaria de la localidad jiennense de Úbeda adonde ambos trabajaban.

Según relata la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la víctima había sido contratada en dicha empresa como vendedora de inmuebles, si bien se había incorporado al trabajo el 30 de julio de 2007 procedente de una baja laboral. Desde su incorporación, el acusado comenzó a someterla a continuas presiones con la finalidad de que abandonara su puesto de trabajo.

De esta forma, como precisa el fallo, D.M.C. le decía que en la empresa “no había trabajo para los dos” y se dirigía a ella preguntándole “si quería estar de buenas o de malas”, agregando que “el que estaba de malas con él se lo quitaba de en medio”.

Asimismo, y con la finalidad de que no llevara a cabo su trabajo de forma eficiente, no le comunicaba los cambios de precios en los inmuebles que iba a vender, con lo que la mujer daba una información errónea a los clientes. Además, el acusado puso claves a los ordenadores de la inmobiliaria, las cuales le impedían el acceso a los mismos, llegando a cambiar incluso la clave de la puerta de acceso a la oficina, lo que le impedía acceder al interior.

Así las cosas, la víctima fue de nuevo dada de baja desde el 17 de octubre de 2007 hasta el 25 de abril de 2008, si bien fue diagnosticada de agorafobia con ataque de pánico y reacción depresiva por el acoso en el entorno de trabajo, motivo por el que precisó de asistencia psiquiátrica, con la que sigue en la actualidad.

Por todo ello, D.M.C. ha sido condenado por un delito continuado de coacciones y por otro de lesiones a un año y medio de prisión así como a pagar una indemnización a la víctima de 10.000 euros. No obstante, el Juzgado de lo Penal de Jaén ha considerado que ha lugar a la suspensión de la pena de cárcel por un tiempo de dos años, eso sí, con la advertencia de que el procesado no delinca en dicho plazo, pues se revocaría dicha suspensión.

europapress.es