Archivo | julio 2017

LA MADRE TERESA RUMBO A BARCELONA

El mejor barro de las canteras ubetenses, toma en nuestras manos, ásperas del tiempo y el trabajo, la forma de la Santa de los más necesitados: Santa Teresa de Calcuta, que será bendecida el próximo 26 de Julio, festividad de Santa Ana, en la parroquia barcelonesa.

Nos supone una felicidad absoluta, el ver salir del horno árabe de nuestro Museo, esta obra destinada a presidir la Capilla Medieval de la Parroquia de Santa Ana en Barcelona, junto a la escultura que hiciésemos años atrás, de Monseñor Romero.

Merece la pena conocer la justificación de la presencia de la Santa en esta Iglesia, en palabras de Mn Peio Sánchez, Rector de la Parroquia:

“En la parroquia de Santa Ana de Barcelona, teníamos la exposición sobre la vida y la obra de Santa Teresa de Calcuta. En ella se mostraba el alcance de su forma de vivir el Evangelio y de hacerlo realidad entre los más pobres. En uno de los rincones del claustro medieval se había ubicado una reproducción de su habitación con su camastro y una pequeña mesita.

Por aquellos días el frío en la ciudad hacía que muchas personas que viven sin techo buscaran refugio y pasamos a abrir una parte de la iglesia, para darles cobijo. Pronto eran casi cien las acogidas en la iglesia, día y noche. En una de aquellas noches un joven que vivía desde hacía poco en la calle, apareció por la mañana durmiendo en la cama de la reproducción de la Madre Teresa. Algunos de los voluntarios le llamaron la atención, sin embargo las Misioneras de la Caridad rápidamente afirmaron que eso es precisamente lo que le hubiera agradado a la Santa.

Tras el paso de la exposición por Barcelona los pobres se quedaron en la iglesia de Santa Ana aunque las imágenes y los testimonios de Santa Teresa de Calcuta ya recorrían otras ciudades. Por ello decidimos encargar a Paco y Pablo Tito una obra, una escultura de ella, que permanentemente dejara constancia de su presencia en Barcelona.

Ya los escultores de Úbeda habían modelado para nuestra iglesia, una representación de Oscar Romero, realizada con barro de los distintos países latinoamericanos. La presencia de la estatua del Beato junto a la Madre Teresa, supone la presencia de los grandes Santos de los pobres del siglo XX y con ello culminamos una opción que no solo se encuentra en el barro sino en la vida.

La Iglesia de Santa Ana permanece abierta a los pobres de forma permanente desde entonces, como testimonio vivo del Evangelio. “Bienaventurados los pobres porque vuestro es el Reino de Dios”. Que santa Teresa de Calcuta y el Beato Óscar Romero rueguen por nosotros”.

Es también una inmensa gratitud, la que se adueña de las emociones de estos dos alfareros, por la confianza depositada en nuestro humilde hacer así como por el cariño recibido.

Una parte de nosotros, estará ya siempre en Santa Ana. ¡Gracias!

NOTA DE PRENSA DEL MUSEO DE ALFARERÍA PACO TITO.