CAPILLA

foto30
 

El fondo de la Plaza Primero de Mayo (Paseo “Mercao”) lo ocupa la Iglesia de San Pablo, que la tradición quiere que fuera visigoda, para luego convertirse en mezquita y, tras la conquista de Fernando III, de nuevo en iglesia católica. Las guerras entre Pedro I y Enrique de Trastámara la dejaron prácticamente destruida, pero de nuevo se levantó.

foto29Como es habitual en la mayoría de los templos de larga historia, en ella se pueden distinguir casi todos los estilos arquitectónicos. La puerta principal que se abre a la plaza y a la que se accede por una escalinata, la mandó construir el Obispo Suárez de la Fuente del Sauce, -el Obispo constructor e insepulto- como proclama el escudo que corona la fachada. Su estilo es de transición con muestras del gótico tardío, como el arco de la portada, -terminado con atisbos de lo que luego será el estilo Isabel-, que cobija un tímpano con la Virgen sostenida por ángeles y, sobre Ella, el Padre Eterno. A sus pies, un dosel de piedra bajo el cual está la imagen de San Pablo, sobre la columna que divide la entrada en dos puertas cuyos arcos son trilobulados. Las ventanas de esta fachada son ojivales y, en los laterales de la puerta, hay cuatro arcos ciegos de factura isabelina. A la izquierda de la puerta se embutió un a modo de plataforma , que los ubetenses llamamamos “el tabladillo”, desde donde se proclamaban las disposiciones civiles y eclesiásticas. En el XVII se hizo un balcón que servía para que las autoridades presenciaran las corridas de toros un poco más seguras que en el tabladillo. Actualmente una hornacina cobija una imagen de San Juan de la Cruz.

Sigamos el muro exterior hacia la derecha para llegar al ábside, de 1380, modificado en el s. XVII. En él hay un postigo, que da acceso a la Sacristía, sobre el que está el escudo del obispo Sancho Dávila, que lo mandó abrir en 1603. Si seguimos rodeando el perímetro exterior llegaremos a la puerta norte, que mandó hacer el obispo Osorio, en 1485, y reformó el Cardenal Medina en 1523, y por ello se esculpe su escudo. Sin embargo no debió de hacer mucha obra, dado su estilo marcadamente gótico.

Nos queda todavía otra puerta, la más antigua, la que es llamada de los carpinteros, seguramente por los clavos, alternados con cabezas, que decoran su triple arcada apuntada que indica la transición románico-gótica. Por esta puerta, cada Jueves Santo a las 11’30 de la mañana, hacía su salida la Cofradía de la Oración en el Huerto y Nuestra Señora de la Esperanza hasta 1.998. La arcada reposa en dos pisos depequeños arcos de entablamento románico y arcos trilobulados. Desde 1.999 la Hermandad, que sigue con su capilla en la iglesia de San Pablo, realiza su salida procesional desde la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, por su puerta principal.

El interior tiene tres naves, siendo la central de mayor altura y sobre cuyas columnas se apoyan las laterales. A pesar de las sucesivas reformas que han convertido la central en medio punto, puede observarse perfectamente la crucería gótica. Si ha entrado por la puerta principal, a la derecha y junto a la puerta, está la Capilla del Camarero Vago o de las “Calaveras” por su decoración, obra de Vandelvira, en la que se encuentra la sepultura de su fundador. Su estilo es una perfecta lección de lo que llamamos arte renacentista. La reja es de un ubetense, Alvarez de Molina. A continuación la Capilla de S. Cayetano con una bella bóveda y arcos isabel. Y junto a ella una obra maravillosa: no deje de admirar la Capilla de las Mercedes. Salvo San Juan de los Reyes en Toledo y el Palacio de Jabalquinto en Baeza, no encontrará una mejor muestra del estilo isabel. Arcos decorados con figuras humanas y animales, y una ornamentación geométrica en la que está embutido el escudo de la Ciudad, (en tiempos esta Capilla fue archivo de la Iglesia y de la Nobleza), y, encima, una magnifica crestería. Se la conoce como la Capilla del Encaje, y no es una exageración andaluza. Luego, un arco apuntado da paso a la Sacristía.

En la nave del Evangelio hay también interesantes capillas: la de la Encarnación (o de los Sanmartinez, por su fundador Ruy Pérez de San Martín), donde queda un sepulcro con figura yacente revestida de armadura (Juan de Monsalve y San Martín), cuya mesa tiene decoración plateresca, y del mismo estilo es la verja; la Capilla de la Purísima (o de los Merlines, pues su fundador fue Diego Merlín), tiene bella bóveda y arcos isabel en el altar, y decoración de pináculos y florón, también reja plateresca; la Capilla de San Miguel (o de los Molinas, fundada por Antonio Molina y Valencia), con arcos y decoración plateresca (en esta capilla se encuentran las imágenes titulares de la Hermandad); la Capilla de San Antonio (o de los Sandovales) la más sencilla de todas y donde se alberga una talla muy venerada por el pueblo devoto: el Cristo de la Humildad.

 

foto31
 

No se admiten más comentarios